Cómo trabajar con la administración y no morir en el intento

27 junio, 2014 1 Comment by Natalia

gärtner der landstraße

Bien es sabido por todos que en los tiempos de crisis que estamos viviendo, uno de los mayores problemas para las empresas es la falta de liquidez. Esto tiene que ver con la contracción del crédito bancario por un lado, pero otra causa importante es que el Estado, ante su falta de recursos, incumple sistemáticamente sus obligaciones de pago.

De hecho, en España el Estado tarda entre 9 meses y más de 2 años en liquidar sus pagos. Es decir, las empresas que trabajan para las administraciones y las empresas públicas, tardan en recuperar su dinero entre 270 y 800 días. Sin embargo, ellas deben hacer frente a sus obligaciones de pago, en plazos mucho menores.

El pasado 27 de diciembre, se aprobó la Ley 25/2013 en la cual la factura electrónica comenzaba a ser de aplicación para todas las relaciones jurídicas entre proveedores de bienes y servicios y las Administraciones Públicas. Con ésta, se hacía posible el uso de este tipo de factura en el sector público y en el privado lo que conlleva una reducción de cargas administrativas además de generar ganancias en eficiencia a las empresas.

A pesar de que estas novedosas medidas pretenden agilizar los procedimientos de pago, siguen sin ser suficiente, por ello, pymes y autónomos de cualquier sector recurren cada vez más a servicios financieros como el descuento de pagarés y el factoring para anticipar el cobro de sus facturas pendientes.

Ambos instrumentos suponen para las empresas una excelente vía de financiación y una alternativa a la banca tradicional. Mediante el factoring, la empresa contrata un conjunto de servicios de cobertura de insolvencia, gestión y  financiación aplicable a las ventas a crédito -ventas con pago aplazado entre 30 y 270 días- realizadas a sus clientes. Dichos servicios se ofrecen a partir de la ‘cesión mercantil’ de las facturas a cobrar a una entidad bancaria -el ‘factor’-. En España existen compañías dedicadas a ofrecer servicios de factoring para ayudar a las empresas a cobrar sus facturas, algunas tan conocidas como Gedesco o Corfisa.

A través del descuento de pagarés, las empresas consiguen liquidez inmediata, fácilmente y sin largos trámites. Además, con este título de crédito, éstas no sufren impagados, ya que las gestiones de reclamación son efectuadas por el departamento jurídico de la entidad, consiguiendo eliminar las devoluciones y los bloqueos de línea en el caso del descuento de pagarés sin recurso. Si queréis saber más sobre pagarés y descuento de pagarés, podéis informaros en esta web. Al igual que en el caso del factoring, hay compañías como Pagaralia, Descuentta, Fipyme o las dos anteriores, a las que las empresas pueden acudir para descontar sus pagarés.

Las administraciones públicas periféricas en su caso, tardan 158 días de media en pagar debido al llamado “virus de la morosidad”. La deuda asciende a más de 34.000 millones de euros y el porcentaje de morosidad en estas administraciones es de más del 90%. Este asunto que afecta a la economía española, ha intentado solucionarse con la ley de morosidad, que acorta el periodo de tiempo para así poder hacer frente a estas deudas y a la destrucción de empleo pero aún queda mucho por hacer.

Fuente: Nuño Muñoz

Dar las gracias a nuestro amigo Nuño Muñoz por enviarnos este post tan interesante ;)

Si vosotr@s también queréis que  publiquemos vuestros post, envíanoslos a hola@feebbo.com

Artículos relacionados:

One Comment

  1. descuentocomercial
    2 años ago

    Realmente interesante. El descuento de pagarés si que es muy común y conocido pero el Factoring no lo conocía. Otra posibilidad, aunque suele ser para grandes empresas, es el Confirming que va un poco en la línea del artículo.

    Saludos

Post a Comment

Your email is never published or shared. Required fields are marked *